Page 8 - PromiseSpanishWCBTCompanion
P. 8

Dios nos pide que amemos—página 11Después del diluvio Dios le pidió a Noé y a su familia que cuidaran de la tierra.Ayude a los niños a entender que Dios los llama hoy a cuidar de su creación. Déjeles que mencionen formas de ayudar a cuidar lo siguiente:• tierra, agua, aire• plantas y animales • pueblo de DiosDespués pida a cada niño que escoja una forma de cuidar la tierra y que hagan un dibujo alusivo. Luego cada uno de ellos escoge una manera de cuidar a otra persona. Tra- baje con los niños para explicar las cosas que realmente hagan, no cosas que puedan hacer algún día.Forme a los niños en un círculo. Pídales que se turnen para mostrar sus dibujos. Permita a cada niño escoger uno o dos dibujos para describir al grupo. Siga a cada pre- sentación con comentarios positivos y alentadores.Ayude a los niños a plantar semillas que germinen rápid- amente, como frijoles, césped o zanahorias. Coloque las macetas en un sitio soleado de la clase. Observen cómo el sol y el agua ayuda el crecimiento de las semillas.Muestre una ilustración de la estatua de San Francisco de Asís. Diga a los niños que San Francisco es conocido por su amor a la creación de Dios. Él nos mostró que nosotros podemos amar a Dios cuidando de la tierra.Las promesas de Dios a su pueblo—página 12Diga a los niños que nosotros consideramos a Abraham como nuestro padre en la fe. Cada uno de nosotros es uno de los miles de millones de hijos de Abraham.Reparta a cada niño una pieza de cartulina y un modelo o esténcil en forma de estrella para trazar. Pida a los niños que tracen y corten su estrella, escriban su nombre en let- ras grandes en uno de los lados y cubran el otro lado con papel aluminio o chispitas de plata. Si usaran chispitas de plata, dejen que el pegamenteo se seque. Hagan un ori - cio en un punto de cada estrella. Usen el sedal de pescar para colgar las estrellas en el área para la oración.Pregunte a los niños qué creen es el signi cado de ser el Pueblo del Dios. Ayúdeles a reconocer las varias comu- nidades en sus vidas diarias: la familia, clase, escuela, vecindario, equipo, club y cosas por el estilo. Señale quecada uno de nosotros se unió al Pueblo de Dios a través de la fe y el Bautismo. Explique fe y bautismo con sus propias palabras o pida a los niños que vayan a la página 21 para leer “Palabras a saber”.Use el juego de los dedos de los niños para ayudar a explicar la diferencia entre la iglesia, el edi cio y la Iglesia, la institución. “Esta es la iglesia y aquí está la torre. Abre las puertas y mira a todas las personas”. El edi cio es la iglesia. Las personas son la Iglesia, el Pueblo de Dios.Si el clima lo permite, lleve a los niños al aire libre con papel y lápices para dibujar. Ubíqueles donde ellos puedan ver la fachada de su iglesia. Pida que hagan un dibujo de la iglesia. Guarde estos dibujos para usarlos con la lección “Your Parish” (Tu parroquia) en la página 17.ALABAR Y CELEBRAREl Bautismo en un sacramento—página 13Lleve a los niños a ver la pila bautismal o fuente en su iglesia. Use un muñeco para demostrar la acción y pal- abras de Bautismo. Limite su demostración a verter el agua y a las palabras. En este momento, no hay necesi- dad de detallar mucho el ungir con crisma, la vestimenta blanca y las velas.Existen varias palabras nuevas en el vocabulario en esta página: Bautismo, sacramento, gracia. Pida a los niños que repitan las palabras en voz alta. Hable sobre qué sig- ni ca cada palabra, para que las expliquen a su manera. Para de niciones ver “Palabras a saber” en las páginas 31-33.Hable sobre las promesas del Bautismo. Dios dice, “Tu eres mi hijo”. La persona bautizada promete vivir como un hijo de Dios.Pregunte a los niños que pasa si un bebé o un niño muy pequeño es bautizado, algo que ocurre frecuentemente. ¿Cómo pueden los bebés y los niños pequeños hacer esta promesa cuando no pueden ni siquiera hablar? Explique que los padres y los padrinos hacen la promesa por el bebé o el niño pequeño. Ellos también prometen enseñar al niño acerca de Dios, para que algún día el niño pueda hacer las promesas personalmente. Pregúnteles cuántos de ellos fueron bautizados cuando eran bebés. Dígales que ahora tienen la edad su ciente para hacer ellos mis- mos esta promesa. Sus padres y padrinos siguen ayudán- doles a cumplir con sus promesas.6


































































































   6   7   8   9   10