Page 9 - GoodNewsSpanishWCBTCompanion
P. 9

Pregunte, ¿Cómo el Espíritu Santo ayuda a la Iglesia? A medida que menciona estas respuestas, escríbalas en la pizarra o en el papel periódico. El Espíritu Santo guía, enseña la verdad, da fuerza y valor, mantiene sagrada a la Iglesia.La Santa Iglesia Católica, página 12Recuerde a los niños que durante su tiempo en este mundo, Jesús enseñó de muchas maneras—a través de sus palabras y obras, ya través de sus historias y milagros. Hable sobre cómo la Iglesia continúa el trabajo de Jesús. Reparta a los niños dos o tres copias del boletín de su iglesia. Ayúdeles a encontrar ejemplos de cómo su parroquia hace el trabajo de Jesús.Muestre a los niños algunos materiales de Maryknoll, Columban Fathers, Glenmary o de otra organización misionera. Ayude a los niños a comprender que la Iglesia no es sólo su parroquia o dióce- sis. Es mundial.Si usted tiene un sacerdote o sacerdotes en su parroquia o diócesis de países extranjeros, explique que estos sacerdotes son mis- ioneros. Han venido aquí para ayudar a los católicos en los Estados Unidos a celebrar la Eucaristía y otros sacramentos. Si un sacerdote extranjero estuviera sirviendo en su parroquia, invítele a hablar a los niños sobre su país, como era para él a la edad de los niños y cuándo y cómo él decidió hacerse un sacerdote misionero. O, usted puede enviar una tarjeta de agradecimiento de su grupo a un sacer- dote misionero que está sirviendo en una parroquia en su diócesisCuente la historia de un misionero católico, si fuera posible, una persona que está en estos momentos trabajando en las misiones. Sugiera a los niños que escriban tarjetas postales al misionero, pre- guntándole por su trabajo y prometiendo orar y hacer un pequeño sacri cio para él/ella. Recoja las tarjetas y envíeselas al misionero.Cuente las historias de santos de varios países.Pida a un voluntario que sea el modelo del cuerpo humano que usted va a dibujar. Haga que el voluntario se acueste sobre un tira larga de papel. Copie la silueta del cuerpo del voluntario y recorte la silueta. En la cabeza, escriba Jesús. Pida a cada uno de los niños que escriban su nombre en otra parte del cuerpo. Luego pensarán en los nombres de todas las personas conocidas que pertenezcan al Cuerpo de Cristo. Déjeles escribir los nombres de sus padres y padrinos, hermanos y hermanas, abuelos, tías y tíos, otros parien- tes, su pastor, el Papa, amigos y vecinos—todos los nombres que puedan pensar de personas católicas.La comunión de los santos,página 13Diga a los niños que el 1° de noviembre es la  esta de Todos los Santos. Esto incluye a los santos canonizados, que son las personas que la Iglesia ha declarado santos.Además, el Día de Todos los Santos también celebra a todas las per- sonas santas que amaron a Dios y siguieron a Jesús, que están ahora en el Cielo, pero no han sido declarados santos todavía. Dígales que Dios desea que todos seamos santos.Después de leer la descripción de un santo, pida a los niños que piensen sobre cómo ellos podrían convertirse en santos. Haga que los niños se imaginen ser santos. Pida a cada uno de ellos dibujar un autorretrato y escribir su nombre debajo con el título San. Luego pídales que escriban dos o tres frases sobre cómo ellos siguen a Jesús.Comparta las historias de algunos de los santos del mes o algunos de los santos con los mismos nombres de los niños en la clase. Trate de presentar una variedad de historias para enfatizar que existen muchas maneras de servir a Dios y de construir al Cuerpo de Cristo.Los niños pueden estar interesados en la conexión entre la Víspera de todos los Santos y el Día de todos los Santos. Explique que la Víspera de todos los Santos (31 de octubre) es el día anterior alDía de todos los Santos (1° de noviembre). El nombre original era “Víspera del día de todos los santos”. Santi cado signi ca santo. En la Oración del Señor, nosotros decimos “santi cado sea tu nombre.” Lo que queremos decir, “Que tu nombre se haga santo o permanezca santi cado”. Así que Santi car era “todos los santos”. La víspera se usa como en la Nochebuena. Es la noche antes de un día importante.El perdón de los pecados, página 13Anime a los niños a hablar sobre su Bautismo. Recuérdeles que este sacramento es el primero para perdonar los pecados.Los niños se están preparando o recientemente han experimentado el Sacramento de la Reconciliación por la primera vez. En el Sacra- mento de la Penitencia o de la Reconciliación los pecados cometi- dos se perdonan después del Bautismo.Repase con los niños los pasos del Rito de la Reconciliación en la página 23 de sus libros y el Acto de Contrición en la página 46.La resurrección de la carne, página 14Después de leer esta sección, pida a los niños usar su imaginación para hacer dibujos de lo que parecerían sus cuerpos resucitados.Y la vida eterna, página 14Brinde a los niños la oportunidad de hablar sobre sus experiencias con la muerte. Muchos de ellos habrán experimentado la muerte de una mascota. Otros habrán experimentado la muerte de parientes o amigos. ¿Cómo es cuándo un amigo o un pariente se muere? Déje- les saber que está bien hablar sobre cómo se sienten y de lo mucho que extrañan a un ser querido. Nosotros (la Iglesia) nos apoyamos mutuamente en momentos de pérdida y dolor. Presente el Día de todas las almas que es el 2 de noviembre. En este día recordamos y oramos por nuestros amigos y familiares muertos.Asegúrese de hablar sobre la vida eterna. Ésta es nuestra esperanza y consuelo ante la muerte. Es una de las verdades de nuestra fe. Jesús nos dijo que él vino a traernos la vida eterna. Asegure a los niños que Dios quiere que todos nosotros retornemos a nuestro hogar real—el Cielo—donde seremos felices para siempre y donde nos reuniremos con nuestros seres queridos que murieron antes que nosotros.7


































































































   7   8   9   10   11