Page 34 - VentureProgramPreview2017
P. 34

Seguir aJesúsde todo, cada ser humano ha sido creado para disfrutar de vida eterna en la presencia de Dios. Pero Dios no se le impone a nadie. Él ofrece su vida y su presencia eterna solo a aquellos que le dicen sí, y una parte importante de decir sí a Dios es seguir sus mandamientos.1. ¿Qué es la ley moral?Llamamos ley moral al entendimiento humano común y compartido delbien y el mal. La ley moral existeentre todas las personas en todas las épocas y lugares. La conciencia que todos recibimos de Dios está basada en esta ley. Además, Dios ha revelado mucho de la ley moral en la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición. Es por eso que estudiar nuestra fe católicaes una manera de profundizar nuestro conocimiento de la ley moral.Dios nos dio a todos el don del libre albedrío. Esto significa que somos libres de elegir entre el bien y el mal. Somos responsables de nuestras propias acciones. Pero debido a queel Pecado Original nos ha lesionado, tendemos a tomar malasndecisiones. Hacemos el mal incluso cuando sabemos que no está bien.A veces, no podemos ser totalmente responsables de nuestros pecados. Un pecador con una mente enferma, por ejemplo, es menos culpable que otro que comete el mismo pecado con una mente sana. Un niño que peca porque otro lo amenaza si no lo hace, es menos culpable por el pecado que el que loamenaza. Otros factores también pueden quitarle responsabilidad a una persona por su mal comportamiento.Sin embargo, hay algunos actos que son muy malos, independientemente de las circunstancias del pecador.El asesinato siempre es un pecado. También lo es hacer algo malo para conseguir algo bueno con ello. Es incorrecto robar dinero para comprar algo que quieres.2. ¿Qué define a una conciencia bien formada?La conciencia es un juicio de lo que es bueno y malo. A veces la conciencia no solo te dice si un acto es malo, también te dice que debes tratar de reparar el daño. Tienes que tratar de regresar a Dios.Todos nacemos con el deseo de ser felices. Este deseo se satisface al tomar buenas decisiones y al acercarnos a Dios. Dado que el juicio de la conciencia es necesario para tomar buenas decisiones, cada uno de nosotros está llamado a formar una buena conciencia.La conciencia se forma dedicando tiempo a pensar y rezar en soledad. También se fortalece con la lectura de la Sagrada Escritura, buscando consejo de los demás acerca de lo que es bueno y malo, y aprendiendo las enseñanzas de la Iglesia. Cada uno de nosotros está llamado a formar una buena conciencia con estas ayudas. Luego estamos llamados a seguir nuestra conciencia.30


































































































   32   33   34   35   36